• DOMUND 2021


    24 de octubre
  • #CorrePorElDomund 2021


    ¡Inscríbete a la carrera por las misiones!
  • MEMORIA DE ACTIVIDADES 2020


    ¡Así fue 2020 en Obras Misionales Pontificias!
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

lunes, 12 de julio de 2021

EUCARISTÍA MISIONERA DESDE LA CATEDRAL DE BARCELONA

 El próximo sábado 17 de julio, a las 19,15 horas, y presidida por el Sr. Cardenal Juan José Omella se celebrará la eucaristía misionera que cada año las tres diócesis  de la Provincia Eclesiástica de Barcelona, a saber, Barcelona, Sant Feliu de Llobregat  y Terrassa, conjunta y rotativamente celebran por los misioneros y misioneras de dichas diócesis que están en tierra de misión y con un recuerdo muy especial por aquellos que al partido a la casa del Padre en éste último año. Compartiremos dicha celebración con aquellos misioneros y misioneras retornados, con familiares de aquellos que tenemos lejos de nuestra tierra y con todos aquellos colaboradores y animadores de las distintas delegaciones de misiones. Hemos de dar gracias a Dios y pedir por el trabajo incansable de tantos hombres y mujeres que un día "pusieron la mano en el arado, y no han vuelto la vista atrás" para compartir con todos los hombres de cualquier rincón del planeta la fe, la esperanza y el amor fraterno.

Dicha celebración se podrá seguir online, vía streaming, a través del canal youtube de la catedral.




miércoles, 23 de junio de 2021

ETIOPÍA: MISIÓN Y COVID

 El misionero comboniano Juan Antonio González Núñez lleva 40 años como misionero en Etiopía. Desde septiembre del año pasado es el administrador apostólico del Vicariato etíope de Hawassa. Es autor de libros y artículos sobre la cultura etíope, las etnias del país y sobre la vivencia de la misión y el Evangelio en Etiopía. El último, recién publicado en la Editorial Mundo Negro, se titula “Oh Dios, ¿estás ahí?, reflexiones sobre el Creador desde un rincón de África”. Juan escribe a las Obras Misionales Pontificias desde su misión para contar cómo están viviendo también allí estos tiempos de pandemia.

“Llevo casi nueve meses en el nuevo cargo de Administrador Apostólico de Hawassa (algo así como hacer de obispo sin serlo) y, aunque, gracias a Dios, no han surgido conflictos o dificultades particulares, el trabajo es realmente complicado para mi edad, fuerzas y capacidades. Otros me están ayudando y llevando el peso mayor. Yo más bien ‘represento’. Y eso se me da bastante bien, por lo que estoy sereno y optimista. Si el Señor ha querido ponerme aquí, pienso que sus planes tendrá y yo los acepto en la fe. Eso trato de hacer en la oración de cada día.

Etiopía sigue con sus grandes conflictos étnicos. Ayer ha habido elecciones generales y no se sabe si las cosas se arreglarán o empeorarán. En nuestro querido Gumuz donde pasé los últimos diez años, siguen produciéndose muertes. La misión de Gublak, que yo inicié y que conocéis, está cerrada desde hace seis meses. Hasta ahora la habían respetado, pero ahora la han forzado y se han llevado muchas cosas. En la misión contigua de Gilgel Beles, los misioneros no han podido salir a los poblados en todo este tiempo. Todos los programas pastorales están parados y las escuelas cerradas prácticamente desde hace dos años.

El coronavirus sigue extendiéndose, aunque no de manera muy virulenta. De los combonianos, lo han pasado 8 padres (un tercio) y 9 postulantes (todos) sin mayores problemas. Solo a nuestro veterano de 90 años se lo llevó a la tumba. Lo enterramos hace pocos días aquí en Hawassa. También han llegado las vacunas. Los sacerdotes y hermanas estamos vacunados de la primera dosis y esperamos la segunda, que ya tarda en llegar”.

Fuente: OMPRESS.

miércoles, 14 de abril de 2021

VOCACIONES AQUÍ Y ALLÁ.

 El domingo 25 de abril la Iglesia celebra la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y la Jornada de Vocaciones Nativas, esta última impulsada por la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol – una de las cuatro Obras Misionales Pontificias – que ayuda a 85.000 jóvenes a ser sacerdotes, religiosas y religiosos.

En la página de Vocaciones Nativas, no sólo se aportan datos, cómo ayudar o cómo respaldar una beca, también está el testimonio directo de allí y de aquí. El testimonio de allí lo aporta el misionero español José Luis Mumbiela, obispo en Kazajstán y, por lo mismo, conocedor de la necesidad de vocaciones y de recursos para que puedan formarse. El testimonio de aquí lo aporta Teresa Aznar, una de las muchas personas que apoyan con sus donativos a las Vocaciones Nativas, que explica que “en los territorios de misión existen muchas vocaciones, pero escasos recursos para que puedan convertirse en una realidad. Tu ayuda hace posible que estas vocaciones no se pierdan por falta de medios”.

La Iglesia universal, a través de la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol, siempre ha velado por estas vocaciones de los territorios de misión. Desde hace más de 130 años esta Obra, una de las cuatro Obras Misionales Pontificias, es el instrumento que tiene el Papa para canalizar las ayudas de todos los católicos del mundo y sostener la formación de las vocaciones nativas. Esta Obra Pontificia tiene encomendado por la Santa Sede el cuidado de todos los seminarios en los territorios de misión. Y sostiene anualmente 76.759 seminaristas (uno de cada tres seminaristas del mundo) y 8.094 novicios y novicias en su primer año canónico. Desde las Obras Misionales Pontificias de España, gracias a la aportación de los católicos españoles, se destinaron en 2020 casi 1,5 millones de euros para ayudar a 52 seminarios de 19 países. De esta aportación se beneficiaron 3.535 seminaristas y 183 formadores. También, con ese dinero, se contribuyó a la formación de en torno a 500 novicios y novicias.

Fuente: OMPRESS.

jueves, 25 de marzo de 2021

GRATITUD DE LA SANTA SEDE A OMP ESPAÑA

                                                                                                  
 
Mons. Giovanni Pietro Dal Toso, presidente de las Obras Misionales Pontificias, agradece en una carta al Cardenal Juan José Omella, Arzobispo de Barcelona y Presidente de la Conferencia Episcopal Española, la generosidad de la Iglesia de España que, a pesar de la pandemia, ha mantenido su compromiso y apoyo a la actividad misionera de la Iglesia.

El presidente constata que “hace poco, la Dirección Nacional de las Obras Misionales Pontificias (OMP) de España envió a nuestros Secretariados Internacionales la información sobre la aportación que la Iglesia en España ofrecerá este año al fondo universal de solidaridad y, con especial satisfacción, he podido comprobar que el importe no difiere mucho de los importes ofrecidos en años anteriores a pesar de las circunstancias desfavorables debidas a la pandemia. Además, esta contribución se suma a los 452.140,10 euros que la Dirección Nacional española puso el año pasado a disposición del fondo creado para apoyar a las circunscripciones eclesiásticas de los territorios de misión durante el periodo más agudo de la misma pandemia.

Deseo expresar por este medio mi más sincera gratitud, en nombre de toda la familia de las Obras Misionales Pontificias, a los Obispos de España y a todas las comunidades cristianas de ese país, por su continuo y ejemplar apoyo a la actividad misionera de la Iglesia aún en medio de dificultades. Este apoyo no es solo económico, sino que se engloba en una atención pastoral al tema misionero que tiene una tradición de siglos en España. Quisiera también expresar una palabra de particular aprecio al Director Nacional de las OMP, el Rev. José María Calderón, y a todo el personal de la Dirección que promueve, con una gran labor de animación misionera, un espíritu de comunión eclesial universal entre los fieles de vuestras Iglesias”.

Fuente: OMPress.

jueves, 19 de noviembre de 2020

ASÍ DE SENCILLO....., POR AMOR.

 "Desde hace unos meses además de la misión de Lagarba tengo una nueva en Dhebiti, un pequeño poblado al que llego andando tras tres horas de camino por las montañas. 


Las más de 178 familias cristianas de estas misiones son una pequeña isla, en medio de una población mayoritariamente musulmana. Siento un gran amor por estas gentes, son mis hermanos, mis hijos. Les estamos ayudando a construir casas porque antes solo tenían chozas de barro y paja.

Yo he venido aquí por la fe. Si un día me pasara algo, sabed que salí de mi país por la fe, por el amor a Cristo, para servir a la gente, para amarles, para ser testigo, y querría vivir cien años más para seguir haciéndolo.

Estoy feliz, la misión es un regalo que he recibido de Dios. Amigos estad serenos en las epidemias y confinamientos, Dios nos premiará nuestra fe".
 
Paul Schneider, misionero en Etiopía

Fuente: OMPPress.