• INFÀNCIA MISSIONERA 2021


    Som família!
  • CONCURS INFÀNCIA MISSIONERA


    Som família. 3, 2, 1, acció!
  • AJUDA A LES MISSIONS


    Col·labora amb els missioners espanyols

jueves, 19 de noviembre de 2020

ASÍ DE SENCILLO....., POR AMOR.

 "Desde hace unos meses además de la misión de Lagarba tengo una nueva en Dhebiti, un pequeño poblado al que llego andando tras tres horas de camino por las montañas. 


Las más de 178 familias cristianas de estas misiones son una pequeña isla, en medio de una población mayoritariamente musulmana. Siento un gran amor por estas gentes, son mis hermanos, mis hijos. Les estamos ayudando a construir casas porque antes solo tenían chozas de barro y paja.

Yo he venido aquí por la fe. Si un día me pasara algo, sabed que salí de mi país por la fe, por el amor a Cristo, para servir a la gente, para amarles, para ser testigo, y querría vivir cien años más para seguir haciéndolo.

Estoy feliz, la misión es un regalo que he recibido de Dios. Amigos estad serenos en las epidemias y confinamientos, Dios nos premiará nuestra fe".
 
Paul Schneider, misionero en Etiopía

Fuente: OMPPress.

martes, 13 de octubre de 2020

LA MISIÓN EN TIEMPOS DE PANDEMIA

 El próximo domingo celebraremos el DOMUND, el Domingo Mundial de las Misiones, la Jornada Universal que se celebra cada año en todo el mundo para apoyar a los misioneros en su labor evangelizadora, desarrollada entre los más pobres. Es una llamada a la responsabilidad de todos los cristianos en la evangelización, el día en que la Iglesia lanza una especial invitación a valorar y apoyar la causa misionera. Este año se celebra en un contexto de crisis sanitaria y económica mundial, en un año marcado por los sufrimientos y desafíos causados por la pandemia del Covid-19.

     En éstas circunstancias, la misión de la Iglesia adquiere un relieve especial, en particular con las personas más necesitadas en muchos países del tercer mundo, donde la Iglesia está en primera línea en la lucha contra el virus, la pobreza y el hambre. Esta situación nos apremia a responder todavía con más generosidad a las necesidades de la misión. Como recordaba el papa Francisco, el dolor y la muerte nos hacen experimentar nuestra fragilidad humana. En este escenario, la llamada a la misión, a salir de nosotros mismos por amor a Dios y al prójimo se presenta como una oportunidad especial para compartir con los demás los dones recibidos de Dios, especialmente el don de la fe.

     Dios ama tanto al mundo, que envía a su Hijo para que tenga vida eterna  todo el que crea en él (cf.Jn 3, 16). La misión de Jesús culmina en el sacrificio de la cruz, expresión  y revelación de amor y de salvación universal. La enfermedad, el sufrimiento, el miedo, el aislamiento, son una interpelación que nos ha de llevar a replantear muchas facetas de nuestra vida. La misión evangelizadora de la Iglesia tiene como objetivo una renovación profunda , una auténtica transformación personal y colectiva, porque Cristo ha venido para hacer nuevas todas las cosas. Todos estamos llamados a colaborar en ésta misión.

Fragmento del Full Dominical 11/10/2020

Josep Ángel Saiz Meneses.

Obispo de Terrassa


jueves, 30 de julio de 2020

OMP. JUNTOS ESTAMOS AYUDANDO.

Juntos estamos ayudando, y queremos seguir haciéndolo. En la revista Misioneros se muestran los efectos beneficiosos que están teniendo, en países de misión de los cinco continentes, las ayudas recogidas por el Fondo de Emergencia destinado a combatir los efectos del Covid-19, a través de las OMP de todo el mundo.
En este momento de crisis global, de llamada a la solidaridad, el vínculo entre evangelización y caridad es fundamental.

www.revistamisioneros.es

martes, 7 de julio de 2020

LA MISSIÓ NEIX DE LA PREGRÀRIA

 El dissabte dia 4 de juliol, les tres Delegacions de Missions de la Província Eclesiàstica,  Barcelona, Sant Feliu de Llobregat i Terrassa , van celebrar la setzena Eucaristia Missionera. Es va recordar i pregar pels 200 missioners i missioneres que es troben treballant en països de missió. La situació generada per la pandèmia del Covid 19 ha fet que aquest any es variés la trobada que es fa anualment. L’Eucaristia es va celebrar a la catedral de Barcelona,
també es va retransmetre en directe pel canal de Youtube de la catedral i per Ràdio Estel. L’homilia del cardenal Joan Josep Omella, que era qui presidia la celebració, va iniciar-la recordant als missioners i missioneres i agraint la tasca d’aquests en anunciar la Bona Nova de Jesús i la tasca social que realitzen. De l’Evangeli va destacar l’elogi de la fe dirigida a la gent senzilla. Els senzills escolten la Paraula de Déu i la segueixen. És el que fan els missioners majoritàriament en les països de missió, entre la gent senzilla, pobre, però que entenen el missatge de Déu i el segueixen. Va recordar la carta encíclica “Redemptoris missió” de St. Joan Pau II on recordava que “ tots tenen dret a sentir el missatge de Jesús” . Els missioners en són un exemple, ho deixen tot per anar a anunciar aquest missatge de pau, d’amistat, de llibertat. Però aquest entusiasme missioner que ha estat tant important per l’Església, sembla que va perdent força, ens apartem de dos pilars importants com són l’oració i l’Eucaristia. En el silenci del nostre cor hem de tornar a sentir el missatge “Aneu i anuncieu”. “ L’Església és misteri de comunió en tensió missionera “ segons les paraules de St. Joan Pau II i si l’Església no viu la comunió i la missió, no és Església. La missió neix de la pregària i de l’Eucaristia. En relació a la tasca dels missioners el cardenal va dir que treballen en una doble línia que ells tenen clara: l’acció social i l’anunci de la Paraula de Jesús. Les dues són necessàries i es complementen. Al finalitzar l’homilia el cardenal va demanar als joves que sentin la crida, que siguin generosos i que tots treballem per revifar l’acció missionera en les nostres diòcesis.

miércoles, 3 de junio de 2020

OBRAS MISIONALES RESPONDE A LA LLAMADA EN SIERRA LEONA

El Fondo de Emergencia de las Obras Misionales Pontificias ha respondido a la petición de ayuda de Mons. Henry Aruna, obispo de Kenema, Sierra Leona, un lugar donde la gente vive “hand to mouth basis”, cada día comen de lo que ganan en la jornada. Ya lo habían apuntado varios misioneros desde África: “el hambre, que es la que más mata gente en el mundo, será más mortal que el coronavirus”, decía uno de ellos. Las ayudas que están haciendo llegar las Obras Misionales Pontificias a Kenema van dirigidas al sostenimiento de sacerdotes y religiosas, pero sobre todo para comprar comida para familias desesperadas.
La Iglesia en Kenema ha hecho un gran esfuerzo para concienciar a la población en las comunidades y parroquias, animar a tomar medidas de protección y proveer de alimentos y asistencia médica a muchas personas necesitadas. La diócesis está en una zona rural del este de Sierra Leona, en donde hay 16 parroquias, con 23 religiosas y 26 sacerdotes, locales y misioneros. La economía de la zona se basa en cultivos de subsistencia. La misma diócesis a la que todos los años ayudan las Obras Misionales Pontificias, había puesto en marcha un programa de varias etapas para no depender tanto de las ayudas que llegan de fuera, pero la pandemia lo ha vuelto papel mojado.
Es muy difícil controlar la situación porque como dice el mismo obispo de Kenema en su carta de petición: “muchos hogares están sobrepoblados, los vehículos están sobre cargados, la mayoría de las motocicletas llevan más de dos pasajeros, las personas se siguen abrazando y los niños siguen jugando en los patios”. La mayoría de los fieles de Kenema viven “on hand to mouth basis”, “en base de la mano a la boca”, comen lo que ganan cada día. Si un día no ganan nada, no comen. La diócesis apenas logra salir al paso a las muchísimas necesidades que surgen.
Las Obras Misionales Pontificias agradecen por ello la generosidad de tantas personas en el mundo que han apoyado el Fondo de Emergencia Internacional, creado por el Papa Francisco a través de Obras Misionales Pontificias, una ayuda que ya está llegando a las comunidades afectadas en los países de misión a través de las estructuras e instituciones de la Iglesia, que nunca, ni en guerras ni en crisis, han abandonado a la gente.
FUENTE: OMPRESS