• Prega i ajuda a les Vocacions


    7 de maig- Jornada Vocacions Natives i Jornada Mundial de Pregària per les Vocacions
  • Compromís amb les vocacions


    Presentació Jornada de Vocacions Natives i Jornada Mundial de Pregària per les Vocacions
  • Missatge del Papa


    "Impulsats per l’Espírit per la Missió"
  • Què és Vocacions Natives?


    Una jornada de pregària i ajuda a les vocacions en els Territoris de Missió
  • A qui ajuda Vocacions Natives?


    A 75.000 seminaristes i 6.500 novicis/es i 2000 formadors en els territoris de missió
  • Com col·laborar?


    Amb un donatiu o amb una beca missionera per a les Vocacions dels Territoris de Missió
  • Pregària Vocacional


    Recursos de pregària per l’oració diària a les escoles

martes, 19 de junio de 2012

MISIONEROS DE SCHEUT

"Precisamente hace 150 años, un grupo de sacerdotes belgas se ofreció a Propaganda Fide para trabajar en las misiones. Con ellos Théophile Verbist fundaba en Scheut, Bruselas, vuestra congregación, y tomaba como tierra de misión Mongolia, donde Verbist murió en 1868. La semilla había sido plantada y estaba comenzando a brotar. Esa semilla hoy es una planta que ha extendido sus ramas en 23 países de 4 continentes".
Con estas palabras el Cardenal Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, ha recordado los inicios de la Congregación del Corazón Inmaculado de María (CICM), cuyos miembros son conocidos como "misioneros de Scheut", durante la celebración Eucarística que ha presidido en la Capilla de los Misioneros de Marianhill, en Roma, el sábado, 16 de junio, fiesta del Corazón Inmaculado de María al que la Congregación está dedicada. "150 años: un camino de fe y de gracia en Cristo" es el lema escogido por los misioneros de Scheut para celebrar este importante aniversario. Recordando el contexto histórico de ese momento, el Prefecto de la Congregación Misionera ha subrayado que "eran los años en que los ideales europeos se debatían entre el liberalismo y el integrismo y los estados nacionales estaban tentados por la secularización, el anticlericalismo, los regalistas y los masones; una parte de Europa se abría al Kulturkampf. Pío IX empujaba a la Iglesia a la obra de evangelización y oleadas de misioneros partían desde la vieja cristiandad de Europa hacia África, Asia, Oceanía. China representaba casi un continente en sí mismo. Fue un momento en que vieron la luz un sinnúmero de congregaciones e instituciones religiosas". A continuación tomando como referencia el Evangelio del día, el hallazgo de Jesús en el templo, el Cardenal Filoni ha hecho hincapié en el diálogo entre Jesús y los maestros, los Rabinos, quienes "se admiraban de su inteligencia y sus respuestas" . "Jesús - podemos intuir - habla del Padre, habla de la revelación de Dios, habla de la historia sagrada", ha explicado el Cardenal, subrayando que en Él hay "una pasión, un fuego que lo consume ya. En efecto, ¡existe un deseo de 'hablar' de Dios! Hablar de Dios es proclamar el amor y la misericordia; es involucrar a Dios y situarlo entre nosotros, y dejar que Dios nos tome. Esto es la evangelización. Esta pasión, este hablar de Dios, este anunciarlo, fue el último suspiro del P. Verbist y de sus primeros compañeros de aventura. Esta pasión de Jesús, que pasa al P. Theóphile y a los misioneros del Corazón Inmaculado de María, es el mismo fervor misionero que ha atravesado estos 150 años de la vida y la historia de vuestra congregaci ón". Después de expresar gratitud y reconocimiento a los Misioneros de Scheut, el Cardenal Filoni les ha animado recordando que "la obra misionera en el mundo no ha terminado, todavía hay necesidad de la pasión, el coraje y la generosidad", y aunque si "en 150 años, el concepto y los métodos de evangelización no son los mismos, el objeto de la evangelización es el mismo: Jesús, Hijo del Padre, que nos revela a Dios". Y "el misionero es sobre todo aquel que tiene esta 'experiencia' de Jesús; es aquel que ha sido tomado por Él; es aquel que ayuda al hombre a tener este encuentro con el Señor". Por último, el Prefecto de la Congregación Misionera ha puesto de manifiesto la coincidencia con el Año de la Fe: "será también para vosotros, Misioneros del Corazón Inmaculado de María, una extraordinaria oportunidad para reflexionar sobre vuestra vocación hoy y sobre cómo participar no sólo en el Año de la Fe, sino también en la perspectiva que ofrece este Año".