• Prega i ajuda a les Vocacions


    7 de maig- Jornada Vocacions Natives i Jornada Mundial de Pregària per les Vocacions
  • Compromís amb les vocacions


    Presentació Jornada de Vocacions Natives i Jornada Mundial de Pregària per les Vocacions
  • Missatge del Papa


    "Impulsats per l’Espírit per la Missió"
  • Què és Vocacions Natives?


    Una jornada de pregària i ajuda a les vocacions en els Territoris de Missió
  • A qui ajuda Vocacions Natives?


    A 75.000 seminaristes i 6.500 novicis/es i 2000 formadors en els territoris de missió
  • Com col·laborar?


    Amb un donatiu o amb una beca missionera per a les Vocacions dels Territoris de Missió
  • Pregària Vocacional


    Recursos de pregària per l’oració diària a les escoles

martes, 11 de diciembre de 2012

CON 100 AÑOS Y AL PIE DEL CAÑÓN...

Según publica OMPPRESS, el pasado 6 de diciembre tuvo lugar una emotiva concelebración con motivo del 100 cumpleaños del sacerdote y misionero vasco Juan Lekuona Labandibar. Una misa concelebrada por tres obispos, Mons. José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián, diócesis del misionero, Mons. Victor Garaigordobil y Mons. Jesús Ramón Martínez de Ezquerecocha y que el padre Juan concelebró desde su cama, en el hogar familiar de la localidad de Lazkano. Nacido el 6 de diciembre de 1912, en julio de 1953 partió como miembro de Misiones Diocesanas Vascas a la misión de los Ríos en Ecuador,actual diócesis de Babahoyo,  la primera misión diocesana del mundo...
– ejemplo que seguirían innumerables diócesis en la actualidad – y volvió en junio de 1968. Fue por tanto uno de los misioneros diocesanos pioneros. Los dos obispos misioneros que visitaron y concelebraron la misa con el padre Lekuona, fueron compañeros de misión suyos. Mons. Victor Garaigordobil fue obispo de 1963 a 1982 de la entonces prelatura territorial de los Ríos. Mons. Jesús Ramón Martínez de Ezquerecocha sucedió a Mons. Víctor, y fue obispo de Babahoyo hasta el año 2008. El padre Juan Lekuona se distinguió siempre en la misión por su gran dinamismo evangelizador. Dirigió la construcción de una carretera de montaña para dar acceso a las aldeas más alejadas con la ayuda de las mingas, una antigua tradición indígena de trabajo comunitario, en el que todos se unen para construir una obra pública. Una ayuda que fomentó también en la construcción de las parroquias de Chilla y Guanazán.