• "Canvia el Món"


    Descarrega tots els materials per celebrar el Domund 2018
  • "El gran canvi és des de dintre"


    Presentació Domund 2018 - Anastasio Gil, Director d’OMP Espanya
  • "Juntament amb els joves portem l’Evangeli a tots"


    Missatge del Papa per la Jornada Mundial de les Missions - Domund 2018
  • "Els joves, cridats a la Missió"


    Reflexió Pastoral Domund 2018 - Anastasio Gil, Director OMP Espanya
  • Què és el Domund?


    La jornada en la que l’Església prega pels missioners i col·labora amb ells
  • A qui ajuda el Domund?


    Els donatius fan possible la tasca evangelitzadora de l’Església als territoris de missió
  • Col·labora amb el DOMUND!


    La teva ajuda a les missions és vital, fes un donatiu al Domund

martes, 5 de marzo de 2013

CALIDAD DE VIDA / CARIDAD DE VIDA

"El misionero más que un salvador es un acompañante" afirma el P. Amadeo Puebla, sacerdote de la diócesis de Ciudad Real y asociado al IEME, Instituto Español de Misiones Extranjeras. El P. Amadeo fue uno de los ponentes que nos dio su testimonio de entrega en la X Jornada de Empleados y Voluntarios que se celebró en Madrid los pasados días 21 y 22 de febrero. Recientemente desde su destino misionero en la frontera entre República Dominicana y Haití, compartió unos retazos de su vida.

Después de ocho años y pico en la Rep. Dominicana, y más concretamente en la frontera con Haití, empezar una andadura misionera y reconocer al lado de un pueblo pobre a un Dios que es un Papá, me produce alegría poder decir igual que el cantante dominicano Juan Luis Guerra: "Bendita mirada, bendita la luz de tu mirada", que me ha hecho mirar esta maravillosa tierra y gentes con ojos de alegría, esfuerzo, mirada que comparte destino y vida. Y es por esta razón  he querido fijarme en otras miradas, las de nuestros paisanos y compatriotas que tanto se preocupan y quieren, y que con toda la ilusión y cariño me preguntaban: "¿Amadeo, y que haces por allí?. Son preguntas que salen de corazones muy humanos, solidarios y doloridos por imágenes crueles. Y es que el "hacer" del misionero se suele encasillar o medir, en la mayoría de las ocasiones, por el número de proyectos sociales. que realizas: viviendas, escuelas, comedores. Mi respuesta a esa pregunta es, en principio, sorprendente, y en parte, decepcionante, para ellos: "Ser acompañante" y "Evangelizar"; "¿Y sólo eso?" te responden con rostro un tanto frustado. A lo que respondo: "Sí, sí, sí, acompañar y evangelizar", llevar esperanza, compartir su día a día, el futuro y la vida que da Papá-Dios, valores que superan ideologías, intereses, la temporalidad de gobiernos corruptos y personas con arranque de caballo y parada de burro. Valores nuevos, en medio de situaciones o realidades donde no hay nada con mayúsculas. Valores para hombres y mujeres nuevos en tierras nuevas, con necesidad de vivir una fe más allá de "mi propia fe", con ganas de vivir unidos, en comunidad para que desde ahí puedan cambiar su realidad y hacerla más humana, más divina; entonces y sólo entonces es cuando realmente tienen cabida y hasta futuro los proyectos sociales, de lo contrario, todo lo material que se haga pronto se irá al "garete", no los sentirán como suyos, y llegarán pronto a su fin.
Ya veis, para mí, no es sólo dar, construir, es com-partir, tener com-pasión, que no lástima. No es el objetivo único la calidad de vida sino la Caridad de Vida.