• CONCURS CÒMICS


    Concurs d’Infància Missionera
  • ANIMACIÓ MISSIONERA


    Recursos per l’animació missionera de nens
  • GESTO


    Revista missionera pels nens
  • ANIMACIÓ MISSIONERA


    Recursos per l’animació missionera de joves
  • SUPERGESTO


    Revista missionera pels joves

jueves, 10 de octubre de 2013

BESANDO LOS PIES DEL MUNDO

"Besando los pies del mundo",  así están los miles y miles de misioneros y misioneras repartidos por todos los rincones del mundo según nos dice el Padre Timoteo Lehane, secretario general de la Obra Pontificia de la Propagación de la Fe (Domund). El Padre Timoteo junto con D. Anastasio Gil, director nacional de OMP en España, presentaron ayer en rueda de prensa la Jornada del Domund que se celebra el próximo día 20 bajo el lema "Fe + Caridad = Misión". En ella se hizo una panorámica de las ayudas enviadas a las misiones, fruto de la generosidad de millones de fieles. "El Papa es un ejemplo de tantísimos misioneros que no conoce nadie, pero que están besando los pies del mundo", nos decía el Padre Lehane haciendo referencia al cartel del Domund de éste año, que recoge la imagen del Papa Francisco besando el pie de un joven en la noche del Jueves Santo.
                                                                                               
El Secretario General de la Propagación de la Fe reconoció que las aportaciones mundiales de los fieles han descendido en los últimos años en 36 millones de dólares, y explicó  que las peticiones de ayuda siguen aumentando. Desde la Secretaría, que recibe las peticiones de ayuda y gestiona el dinero recogido en el Domund en todo el mundo, tienen que decir que no a muchos proyectos. "Muchas veces no podemos ayudar como quisiéramos", señalo el Padre Timoteo. Aseguró que el dinero llega: "Nosotros garantizamos que el céntimo que dona un niño en una hucha llega para comprar ladrillos en Madagascar". Asimismo destacó la importancia de la oración constante por los misioneros como forma de cooperación. Afirmaba que conoce perfectamente la misión, ya que estuvo 25 años en Ecuador, nos decía: "Recuerdo que viví la muerte de cinco niños en un día por un ataque de gastroenteritis. No tenía ni cinco euros para darles un poco de leche, sólo podía llorar con ellos". El Secretario agradeció al pueblo español su generosidad, que se plasma en una aportación de 145 millones de dólares desde 2008, y en su amplio envío de misioneros, más de 13.000. "España puede estar orgullosa de sus misioneros", afirmó, e hizo referencia a los grandes santos y misioneros de la historia que ha dado nuestra nación.