• Prega i ajuda a les Vocacions


    22 d’abril- Jornada Vocacions Natives i Jornada Mundial de Pregària per les Vocacions
  • Crida, resposta i Missió


    Presentació Jornada de Vocacions Natives i Jornada Mundial de Pregària per les Vocacions
  • Missatge del Papa per les Vocacions


    "Escoltar, discenir, viure la crida del Senyor"
  • Què és Vocacions Natives?


    Una jornada de pregària i ajuda a les vocacions als Territoris de Missió
  • A qui ajuda Vocacions Natives?


    A 75.000 seminaristes i 6.500 novicis/es i 2000 formadors als territoris de missió
  • Com col·laborar?


    Amb un donatiu o amb una beca missionera per les Vocacions dels Territoris de Missió
  • Pregària Vocacional


    Recursos de pregària per l’oració diària a escoles i instituts

martes, 26 de febrero de 2013

PRÓXIMO DOMINGO DÍA DE HISPANOAMÉRICA

Nota de la Comisión Episcopal de Misiones:

Fue en el año 1959, a los diez años del nacimiento de OCSHA (Obra de Cooperación sacerdotal hispano-americana), cuando los obispos españoles propusieron a las diócesis hermanas y a las comunidades cristianas la conveniencia de dedicar una jornada para contemplar la Iglesia en América. Motivos históricos, sociales y económicos lo justificaban. Pero estas razones se quedan muy cortas ante la urgente necesidad de cooperar con las Iglesias jóvenes que iniciaban una intensa peregrinación en el desarrollo y el crecimiento interno.

Dos años antes, Pío XII en la encíclica Fidei Donum, había pedido a la Iglesia Universal un esfuerzo de cooperación con las Iglesia nacientes de otros continentes, especialmente en África. Y hubo una respuesta generosa por parte de las Iglesias del viejo continente. España no se quedaba atrás, porque el envío de misioneros en el continente americano había sido y seguía siendo muy generoso, así como de sacerdotes diocesanos.
Con la implantación de esta Jornada se trataba de impulsar unos objetivos que subsisten en la actualidad:

Promover en el pueblo cristiano el compromiso misionero con las Iglesias nacientes en América Latina.

Canalizar la vocación misionera de sacerdotes diocesanos con la cooperación con otras Iglesias más necesitadas por un periodo largo de tiempo o, incluso de por vida.

Ayudar a estas Iglesias en su compromiso evangelizador y social mediante la cooperación económica o en el voluntariado temporal.

Esta iniciativa ha promovido innumerables ejemplos de solidaridad con el envío de miles de misioneros e incalculables bienes económicos. Su testimonio de vida y su silencio escondido siguen siendo estímulo para seguir su rastro, que no es otro que el del MAESTRO.