• Prega i ajuda a les Vocacions


    22 d’abril- Jornada Vocacions Natives i Jornada Mundial de Pregària per les Vocacions
  • Crida, resposta i Missió


    Presentació Jornada de Vocacions Natives i Jornada Mundial de Pregària per les Vocacions
  • Missatge del Papa per les Vocacions


    "Escoltar, discenir, viure la crida del Senyor"
  • Què és Vocacions Natives?


    Una jornada de pregària i ajuda a les vocacions als Territoris de Missió
  • A qui ajuda Vocacions Natives?


    A 75.000 seminaristes i 6.500 novicis/es i 2000 formadors als territoris de missió
  • Com col·laborar?


    Amb un donatiu o amb una beca missionera per les Vocacions dels Territoris de Missió
  • Pregària Vocacional


    Recursos de pregària per l’oració diària a escoles i instituts

lunes, 26 de febrero de 2018

LOS MISIONEROS NO MEJORAN DE VIDA, MEJORAN LA VIDA.

Resultado de imagen de fotos de misioneros catolicosNo conozco a ningún misionero -y conozco a muchos- que haya ido a la misión para instalarse y mejorar de vida; bien al contrario, son muchos los que nunca dudaron en hacerse presentes en los lugares más adversos. Es frecuente escuchar relatos de misioneros en los que, hablando de su trabajo pastoral, cuentan cómo se desplazan durante horas por caminos pedregosos y polvorientos para visitar una comunidad. Lo mismo pasa con otros que entran dentro de un barco o de una pequeña canoa durante varios días.
Uno de los criterios que deben ser prioritarios en la vida del misionero es buscar lugares donde las dificultades sean mayores. El jesuita Claudio Perani, misionero en la Amazonia, fallecido en 2008, cuando decidió crear el llamado Equipo Itinerante, formado por religiosos, religiosas y laicos que se hacen presentes en las comunidades de la región, dijo que su presencia debería ser donde nadie quiere estar, con quien nadie quiere estar y como nadie quiere estar. Cuando las condiciones mejoran y el deseo de asumir ese lugar aumenta, especialmente por parte del clero local, es un buen momento para buscar nuevos ámbitos.
En ese sentido, podemos decir que entre los misioneros españoles nunca han faltado personas que han asumido esa forma de entender el trabajo evangelizador; gente que ha dedicado su vida a trabajar al lado de aquellos que más lo necesitan, que se han ido gastando y desgastando al servicio de quienes más sufren. Y eso no es algo cuantificable en el tiempo, pues existen lugares donde los avances son lentos, o inclusive no llegan a producirse.

Fuente: Misioneros Tercer Milenio.