• Prega i ajuda a les Vocacions


    7 de maig- Jornada Vocacions Natives i Jornada Mundial de Pregària per les Vocacions
  • Compromís amb les vocacions


    Presentació Jornada de Vocacions Natives i Jornada Mundial de Pregària per les Vocacions
  • Missatge del Papa


    "Impulsats per l’Espírit per la Missió"
  • Què és Vocacions Natives?


    Una jornada de pregària i ajuda a les vocacions en els Territoris de Missió
  • A qui ajuda Vocacions Natives?


    A 75.000 seminaristes i 6.500 novicis/es i 2000 formadors en els territoris de missió
  • Com col·laborar?


    Amb un donatiu o amb una beca missionera per a les Vocacions dels Territoris de Missió
  • Pregària Vocacional


    Recursos de pregària per l’oració diària a les escoles

martes, 18 de marzo de 2014

AVIVAR... ANUNCIAR...COMPARTIR

OMPRESS-MADRID (17-3-14) El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo rindió esta mañana un homenaje a los miles de misioneros presentes en los escenarios más duros del mundo y pidió “avivar” el sentido misionero de la Iglesia para reponer a los 14.000 misioneros españoles.
El secretario de la CEE afirmó que se habla mucho de cooperación internacional, y aclaró que la Iglesia tiene una “vieja tradición de cooperación internacional”, sobre todo a través de sus misioneros, que son “lo mejor de nuestra iglesia”. El portavoz añadió que los misioneros representan la Iglesia de la esperanza, entre los pueblos más desfavorecidos del mundo.
Entre las numerosas cuestiones de actualidad, Gil Tamayo abordó el problema de la inmigración, y pidió que se eleve la mirada para no enfocar este tema sólo como una “política de frontera”, sino buscando en los países de origen las causas del éxodo al que miles de personas se ven abocadas por la violencia o el hambre.
El portavoz de la CEE quiso desvincular el problema de la inmigración de la coyuntura política de un momento concreto y afirmó que se trata de una “res publica” en el sentido más amplio de la solidaridad y la ayuda a quien más lo necesita.
En su intervención, titulada “De Benedicto XVI al papa Francisco”, se refirió a la difícil herencia del Pontificado del Papa Ratzinger, que debía sustituir al que será proclamado santo el próximo 27 de abril y que fue conocido entre otras cosas por ser el Papa de “la Iglesia misionera”. Después de destacar la última lección del “desprendimiento” de Benedicto XVI, subrayó el deseo del Papa Francisco de poner a la Iglesia “en estado de misión permanente”.
Gil Tamayo sostuvo que el Papa argentino trajo a “esta vieja Iglesia de 2000 años extendida por todo el mundo, y por ello católica”, la “alegría” de su estilo “profundo y sencillo”, que busca llevar la primacía del Evangelio a toda la gente.