• Prega i ajuda a les Vocacions


    7 de maig- Jornada Vocacions Natives i Jornada Mundial de Pregària per les Vocacions
  • Compromís amb les vocacions


    Presentació Jornada de Vocacions Natives i Jornada Mundial de Pregària per les Vocacions
  • Missatge del Papa


    "Impulsats per l’Espírit per la Missió"
  • Què és Vocacions Natives?


    Una jornada de pregària i ajuda a les vocacions en els Territoris de Missió
  • A qui ajuda Vocacions Natives?


    A 75.000 seminaristes i 6.500 novicis/es i 2000 formadors en els territoris de missió
  • Com col·laborar?


    Amb un donatiu o amb una beca missionera per a les Vocacions dels Territoris de Missió
  • Pregària Vocacional


    Recursos de pregària per l’oració diària a les escoles

jueves, 24 de septiembre de 2015

DE ÉSTA FORMA LLEGA

Así llega el dinero del Domund a su destino:  Durante todo el año se reciben donativos para las misiones en las parroquias y en las comunidades cristianas. Son cantidades puntuales, cuotas periódicas, herencias y legados; y beneficios de la tarjeta Visa Domund.
Todos los donativos son recibidos por Obras Misionales Pontificias (OMP). En un primer momento llegan a las OMP diocesanas, y desde ellas se envía a OMP España. Este dinero pasa a formar parte del Fondo Universal de Solidaridad formado por las aportaciones de todos los países del mundo y se pone a disposición del Papa para ayudar a las necesidades de los mil ciento tres territorios de misión que tiene la Iglesia Católica.
La Asamblea General de las OMP se reúne todos los años en el mes de Mayo en Roma,(foto), estudia todas las solicitudes de ayuda recibidas desde los territorios anteriormente reseñados, y decide como se reparte equitativamente en función de sus necesidades.
La Secretaría General indica a OMP España dónde debe enviar el dinero recaudado en las colectas, se deja siempre una pequeña cantidad reservada para atender posibles emergencias.
OMP España envía el dinero a los proyectos que le han indicado, siempre a través de las Nunciaturas Apostólicas, nunca directamente al misionero, y son éstas - las Nunciaturas -  las que entregan el dinero a los destinatarios de dichos proyectos, ya anteriormente, estudiados y aprobados en Roma.
Los destinatarios envían un acuse de recibo, y dan cuenta del dinero recibido con justificación documental y hermosos testimonios de gratitud.